Pablo Antonio Cuadra

(Managua 1912-2002)

 

 

Homenaje al maestro


Indice de poemas:

(Selección de Canciones de pájaro y señora,
1929-31 y 1935)
NONANTZIN
REPÚBLICA DE POETAS
PEDRO URDEMALES
POR LOS CAMINOS VAN LOS CAMPESINOS
 
(Selección de Poemas nicaragüenses,
1930-33 y 1935)
NIÑA CORTADA DE UN ÁRBOL
TIGRE MUERTO
 
(Selección de El jaguar y la luna, 1958 -1959)
ESCRITO JUNTO A UNA FLOR AZUL
LAMENTO DE LA DONCELLA EN LA MUERTE DEL GUERRERO
LA NOCHE ES UNA MUJER DESCONOCIDA
INTERIORIDAD DE DOS ESTRELLAS QUE ARDEN
ESCRITO EN UNA PIEDRA DEL CAMINO
CUANDO LA PRIMERA ERUPCIÓN...
 
(Selección de Cantos de Cifar, 1967 -1971)
EL NACIMIENTO DE CIFAR
ESCRITO EN UN ÁRBOL
TOMASITO, EL CUQUE
EL MAESTRO DE TARCA (IV)
EL NIÑO
 
(De Esos rostros que asoman en la multitud,
1963 - 1967)
ABUELO, EN LA NOCHE
 
(Poesía dispersa, 1986 - 1996)
EXILIOS
 
Regreso a Panorama de la literatura nicaragüense
 
Regreso a Dariana
 

NONANTZIN

Amada, si yo muriera,
entiérrame en la cocina
bajo el fogón.

Al palmotear la tortilla
me llamará a su manera
tu corazón.

Mas si alguien, amor, se empeña
en conocer tu pesar,
dile que es verde la leña
y hace llorar.
(Traducido de Netzahualcoyolt)



Regreso al inicio
 

 
REPÚBLICA DE POETAS

Mi bandera pretende,
como el cielo,
unir el azul y el blanco.

Equivocados los próceres
quisieron juntar abajo
lo que solamente arriba
se hermana y no siempre.

Pero algo logras, paisano,
izando el cielo en tu mástil,
¡somos un millón de hombres
con la cabeza a pájaros!



Regreso al inicio

 
PEDRO URDEMALES

Pedro Urdemales, profesor
de aquella misteriosofía
mágica, dulce mentira
que hizo verdad tu boca de hablador.

!Tus cuentos, Pedro Urdemales:
pantalón de prosa y camisa
de fantasía! !Refrán con sombrero
de palma! Fuiste burlero
metiéndote en verenjenales
y llenando de mentira y risa
los caminos de Chontales.

Con tu olor a monte y a sajino
--caminero, logrero, palabrero--
vendedor de cotonas y cususa
cruzaste las lomas
y los llanos. Terror
de los alcaravanes.
Ladino.
Inventor
de los cuentos de camino.



Regreso al inicio

 
POR LOS CAMINOS VAN LOS CAMPESINOS

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
descalzos van los campesinos
con la chamarra y el fusil.

De dos en dos los hijos han partido,
de cien en cien las madres han llorado,
de mil en mil los hombres han caído,
y hecho polvo ha quedado
su sueño en la chamarra, su vida en el fusil.

El rancho abandonado,
la milpa sola, el frijolar quemado.
El pájaro volando
sobre la espiga muda
y el corazón llorando
su lágrima desnuda.

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
descalzos van los campesinos
con la chamarra y el fusil.

De dos en dos,
de diez en diez,
de cien en cien,
de mil en mil,
¡por los caminos van los campesinos
a la guerra civil!

 
(Selección de Canciones de pájaro y señora,
1929-31 y 1935)



Regreso al inicio

 
NIÑA CORTADA DE UN ÁRBOL

Las aves nicaragüenses se forman de los árboles:
de frutas enternecidas por la lluvia
de hojas suavizadas por el viento
de susurros que la savia amansa
[y pule en trinos.
Mi patria es entendida en vegetales
que cantan; en primaveras
que he besado; en frutales
que tú eres cuando me dices
desde el árbol --¡adiós!-- con mariposas.
(Malacos)



Regreso al inicio

 
TIGRE MUERTO

Sueña el cadáver del jaguar su última rapiña
y en el pequeño cielo frío y azul
que guarda su pupila
zopilotes insomnes cierran círculos negros
sobre el esqueleto de vaca de la luna.

(Olama)

(Selección de Poemas nicaragüenses,
1930-33 y 1935)



Regreso al inicio


 
ESCRITO JUNTO A UNA FLOR AZUL

"Temo trazar el ala del gorrión
porque el pincel no dañe
su pequeña libertad".

Anote
el poderoso esta ley del maestro
cuando legisle para el débil.

Escuche
este adagio del alfarero la muchacha
cuando mis labios se acerquen.





Regreso al inicio

 
LAMENTO DE LA DONCELLA
EN LA MUERTE DEL GUERRERO

Desde tiempos antiguos
la lluvia llora.
Sin embargo,
joven es una lágrima,
joven es el rocío.

Desde tiempos antiguos
la muerte ronda.
Sin embargo,
nuevo es tu silencio
y nuevo el dolor mío.



Regreso al inicio

 
LA NOCHE ES UNA MUJER DESCONOCIDA

Preguntó la muchacha al forastero:
--¿Por qué no pasas? En mi hogar
está encendido el fuego.

Contestó el peregrino: --Soy poeta,
sólo deseo conocer la noche.

Ella, entonces, echó cenizas sobre el fuego
y aproximó en la sombra su voz al [forastero:
--¡Tócame! --dijo--. ¡Conocerás la noche!



Regreso al inicio

 
INTERIORIDAD DE DOS
ESTRELLAS QUE ARDEN
A Mario Cajina-Vega

Al que combatió por la Libertad
se le dio una estrella, vecina
a la luminosa madre muerta al alumbrar.
--¿Fue grande tu dolor? --preguntó
el Guerrero.
--No tanto como el gozo
de dar un nuevo hombre al mundo.
--¿Y tu herida --dijo ella--
fue honda y torturante?
--No tanto
como el gozo de dar al hombre un mundo nuevo.
--¿Y conociste a tu hijo?
--¡Nunca!
--¿Y conociste el fruto de tu lucha?
--Morí antes.
--¿Duermes? --preguntó el Guerrero.
--Sueño --respondió la madre.





Regreso al inicio

 
ESCRITO EN UNA PIEDRA DEL CAMINO
CUANDO LA PRIMERA ERUPCIÓN...

¡Lloraremos sobre las huellas de los que huyen de
[Acahualinca!
Aquí comenzó nuestro éxodo.

Oyeron la gran voz cavernosa del monstruo.
Desde los altos árboles miraron
[el sucio gigante decapitado,
la espalda rugosa, solamente el rugoso
pecho vomitando ira.

Abandonaremos nuestra Patria
[y nuestra parentela
porque ha dominado nuestra tierra
[un dios estéril.

Nuestro pueblo miró el gigante sin mente,
oyó el bramido de la fuerza sin rostro.

¡No viviremos bajo el dominio
[de la ciega potencia!
¡Quebraremos nuestras piedras de moler,
nuestras tinajas,
nuestros comales,
para aligerar el paso de los exilados!

Allí quedaron nuestras huellas,
sobre la ceniza.



(Selección de El jaguar y la luna, 1958 -1959)



Regreso al inicio


 
EL NACIMIENTO DE CIFAR

Hay una isla en el playón
pequeña
como la mano de un dios indígena.
Ofrece frutas rojas
a los pájaros
y al náufrago
la dulce sombra de un árbol.
Allí nació Cifar, el navegante
cuando a su madre
se le llegó su fecha, solitaria
remando a Zapatera.
Metió el bote en el remanso
mientras giraban en las aguas
tiburones y sábalos
atraídos por la sangre.



Regreso al inicio

 
ESCRITO EN UN ÁRBOL

De la verdad de la leyenda
doy ahora fe.

Marineros burlones me dijeron:
--Si le hablas
será trocada en árbol.

¡Vedme bajo su sombra!

Nunca el corazón
dio frutos tan numerosos!



Regreso al inicio

 
TOMASITO, EL CUQUE

--¿En qué lancha las llevaron?
¡Contesta, Tomás, contesta!
--¿Desde cuál isla zarparon?
¡Jodido, Tomás, contesta!
--¿A quiénes las entregaron?
¡Hijo de puta, Tomás!
--¿Quiénes llevaron las armas?
¡Cabrón, contesta, Tomás!

Pero no habla Tomás.
¡Qué huevos de hombre. No habla!

Ya nunca hablará
Tomás!



Regreso al inicio

 
EL MAESTRO DE TARCA (IV)

Dijo el maestro
de Tarca:

Coge la cigarra
del ala
Al menos
llevas en la mano
el canto.



Regreso al inicio

 
EL NIÑO

El niño
que yo fui
no ha muerto
queda
en el pecho
toma el corazón
como suyo
y navega dentro
lo oigo cruzar
mis noches
o sus viejos
mares de llanto
remolcándome
al sueño.



(Selección de Cantos de Cifar, 1967 -1971)



Regreso al inicio


 
ABUELO, EN LA NOCHE

Esta es la casa que he perdido
habito en ella en sueños
y no quisiera hablar de ella después que todo
[ha sido consumado.

Mis hijos han edificado sus casas en Babilonia
y yo atravieso el desierto para pasar
[veladas con ellos
escuchando afuera, al borde de la puerta impotente
el ruidoso río de automóviles que
[filtra sus aguas turbias en el umbral.

Hablamos de esto y de lo otro en la
[apretada salita
como conspiradores bajo el sofocante
y ordenado itinerario de los relojes
porque todos trabajan, duramente,
invirtiendo su vida en el negocio de perderla
y llegan llenos de cifras como
[los carpinteros de virutas
fatigados de información. Entonces,
[si yo recuerdo
si fácilmente caigo en las viejas historias
si abro para ellos las puertas de la casa
abren los ojos y me reconfortan con su alegría
--piensan tal vez que es posible el retorno--
porque ellos vivieron, ellos nacieron
[y se criaron
en la casa que perdimos
en la vieja casa grande junto al río
    donde yo vuelvo ahora
    donde yo vuelvo siempre
apenas cae un poco de sueño en mis ojos vacíos.

(De Esos rostros que asoman en la multitud,
1963 - 1967)





Regreso al inicio


 
EXILIOS
Dedicado a Stefan Baciú

Cuando canta el gallo me levanto
y veo el amanecer de mi patria.
Es hermosa y radiante
y mi corazón es un rey que recibe su trono.
No. No me iré de mi patria. Aquí moriré.

Pero se pone el sol
y vuelvo mis ojos al país de mis sueños
y toda la ceniza del mundo cae sobre su faz.
Entonces quisiera ser extranjero
para regresarme a mi patria.
Entonces oigo el rumor feliz
de las ciudades que no son mías.
Oigo la noche llena de exilios.
Debo partir, me digo.
Y mi sueño es un viaje bajo la tutela de los astros.

Hasta que canta el gallo
y otra vez el amanecer se apodera de mi canto.
No. No me iré. Y vuelvo
a levantar el muro con las piedras que cayeron.

(Poesía dispersa, 1986 - 1996)

Regreso al inicio
 
Regreso a Dariana
 
Regreso a Panorama de la literatura nicaragüense