LA "NO POESIA" DE LA VANGUARDIA

"Hay un choque dolorosísimo entre todo movimiento de poesía nueva –llámese Homero o Góngora o Rimbaud o Darío, el poeta que lo produzca— y su mundo ambiental. Me causaba verdadera sorpresa en mi infancia poética, oír de personas ya mayores (¡cuánto sufrió en su Nicaragua natal el viejo maestro!) que Rubén no se entendía. ¿Qué podrían decir de los poemas de José Coronel Urtecho o de Joaquín Pasos, sino que eran disparates?"

Pablo Antonio Cuadra

 Manolo Cuadra

 Luis Alberto Cabrales

 

 

 

 

 

 

 

PRIMER AGUACERO

de Luis Alberto Cabrales

 

Anoche, toda la noche,
cayó el primer aguacero.

Por eso
alegre estaba el campo en la mañana
con su camisa blanca de todos los domingos
y el pantalón azul de la Semana Santa

Alegre estaba el campo
de azul y de blanco.

Silbando se fue a la ciudad
con su nuevo sombrero de pita;
trascendía a hierba, a fruta y a humedad.

Como viera los árboles todos llenos de trino,
como viera las nubes todas llenas de sol,
compró para el colocho un centavo de olor
en la venta que puso mayo en el camino.

 


 

 

 

 

 

 

 

 

PEDRO URDEMALES

de Pablo Antonio Cuadra

 

Pedro Urdemales, profesor
de aquella misterisofía
mágica, dulce mentira
que hizo verdad tu boca de hablador.

¡Tus cuentos, Pedro Urdemales:
pantalón de prosa y camisa
de fantasía! ¡Refrán con sombrero
de palma! Fuiste burlero
metiéndote en verenjenales
y llenando de mentira y risa
los caminos de Chontales.

Con tu olor a monte y a sajino
--caminero, logrero, palabrero—
vendedor de cotonas y cususa
cruzaste las lomas
y los llanos. Terror
de los alcaravanes.
Ladino.
Inventor
de los cuentos de camino.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA INFANTA PRESA

A Carlos Chaplin
de Joaquín Pasos

No se puede negar, humilde Ardenolilla, que tu cara está

presa.

Tres días en la cárcel te agachará tres veces la cabeza.
Te sacarán tres lágrimas, Teresa.

Con suciedad has pintado en tu cara la tristeza,
a través de las barras de hiero sacas tu pie de cereza,
tu pie desnudo, otra de tus coqueterías de presa.

¡Ay! ya llora día y noche esta cárcel tiesa,
un manojo de lágrimas sobre la mesa
hace un río en tu nombre grabado, Teresa.

Teresa, Teresa, el primer río que brotó en el mundo está en

la mesa.

Estamos por perder la cabeza.
Pero encontraremos tu pie desnudo. Ardenolilla presa.

Los árboles entraron sus ramas por la ventana obesa
para llevarte en ellas, pájaros y frutas de sobremesa.
Si tu ríes, se muere de risa la naturaleza.

Porque tu alegría es una alegría que reza,
es la carcajada pura de una virgen traviesa.
Pero ahora estás presa y te has pintado en la cara la

tristeza.

Así te quieren los mendigos que vinieron a verte y te

dejaron el ramillete de lágrimas sobre la mesa,

los que te aman desde el fondo mismo de su pobreza,
los que esperan que te mueras para poner sobre tu losa

sucia esta simpleza:

"La princesa que quiso ser de los mendigos princesa."



 

 

 

 

 

 

 

 

PERFIL

de Manolo Cuadra


Yo soy triste como un policía
de esos que florecen en las esquinas,
con un frío glacial en el estómago
y una gran nostalgia en las pupilas.

Pero yo olvidé la clava
y me puse el alma en la mano.

A mis pobres nervios enfermaron
tantas babosadas municipales
calles inexpresivas
como películas americanas.

(Los peluqueros no tienen alma
proclama mi barba sucia).

Yo soy triste como un policía
de esos que florecen en las esquinas,
con un frío glacial en el estómago
y una gran nostalgia en las pupilas.

Pero yo olvidé el silbato
y me puse el alma en los labios.

 

 

 

 

 

 

PLENILUNIO

de José Coronel Urtecho

Una gallina en un arado
puso un huevo colorado

puso 1
puso 2
puso 3
puso 4
puso 5
puso 6
puso 7
puso 8
puso 9
puso 10
puso puaff!

La luna



Regreso a Cápsula vanguardista

 Regreso a Antología de la literatura nicaragüense

 Regreso a Dariana